Faltan políticas y educación para integrar a atletas LGBTQ en los programas deportivos de las preparatorias

Edith Deras, un ex-atleta LGBTQ en la escuela preparatoria, y el actual director de deportes de una escuela preparatoria, Franklin Medrano, dicen que los entrenadores y atletas de las escuelas deben ser entrenados en la terminología adecuada con respecto a los atletas LGBTQ. También dicen que deben recibir capacitación sobre cómo garantizar la inclusión de atletas LBGTQ en el vestuario y con el equipo.

Por ALAN CARDOZA y LUIS ZÚÑIGA
EL NUEVO SOL

Franklin Medrano ha sido un maestro durante 15 años y director atlético de la preparatoria East Valley durante los últimos 3 años. Medrano dice que desafortunadamente el distrito escolar de Los Ángeles no tiene una política definitiva sobre estudiantes LGBTQ.

“A medida que avanzamos y más atletas se unen a nuestros equipos atléticos, necesitamos tener un plan establecido”, dice Medrano.

Según Medrano, aún no hay una política que ayude a integrar a los deportistas LGBTQ ni el distrito ni en la Sección Sur de la Federación Interescolar de California, que es el organismo rector para los deportes de preparatoria en la mayor parte del sur de California.

Esto significa que a pesar de que los entrenadores están entrenados en contusiones cerebrales, golpes de calor, suicidios y otras cosas, no se les enseña cómo tener un atleta LGBTQ y garantizar su seguridad e inclusión en el equipo.

Edith Yelsey Deras, es una estudiante de la Universidad Estatal de California Chico que fue una jugadora de voleibol durante sus años en la preparatoria. Deras es una mujer que se identifica como pansexual.

Alguien que se identifica como pansexual se siente atraída sexualmente por otros individuos más allá de su género. Puede tener relaciones románticas con hombres, mujeres, o personas trans.

Deras dice que, aunque ella nunca ha sido víctima de discriminación en el deporte, es importante que los atletas y los entrenadores estén entrenados en el vocabulario correcto.

“Creo que todos deberían tener un buen conocimiento de la terminología de la comunidad LGBTQ,” dice Deras. “Es importante identificar a alguien como quieren ser identificados”.

Deras dice que unas de las preguntas que le hacían en ese tiempo sus compañeras era: “¿Entonces, eres lesbiana?”

“Me molestaba cuando solo hacían una suposición”, dice Deras. “En lugar de solo preguntarme: ¿cómo te identificas?”

Ella tenía que explicarles a sus acompañares del equipo que no era lesbiana, sino que era pansexual. Cuando ellas no entendían la diferencia, Deras les tenía que explicar.

Alguien que es lesbiana siente atracción hacia otra mujer, mientras alguien que es bisexual puede sentir atracción hacia un hombre o una mujer.

Sin embargo, Deras cree que algo que ayudaría con el problema sería traer a alguien de experiencia para educar a los entrenadores.

“Algo que se puede hacer es pedirle a un representante de la comunidad LGBTQ que salga y hable”, dice Deras. “Podría haber información presentada a los entrenadores en reuniones para informarlos en vez de mirar un video informativo que no les enseñará nada”.

Medrano también dice que el distrito debería ofrecer entrenamiento para los entrenadores, atletas, maestros y el mismo, para que puedan incluir y proteger mejor a los estudiantes y atletas LGBTQ.

“Todo el mundo necesita ser entrenado”, dice Medrano. “No hay entrenamiento o un manual atlético que tenga una sección que habla sobre la inclusión.Ese cambio debe hacerse pronto.”

Franklin Medrano, director atlético, revisando las leyes atléticas de CIF. Foto de Luis Zuñiga / El Nuevo Sol.

Hay demasiado espacio para poder crecer como una comunidad y como una cultura. En años anteriores no había suficientes recursos para atletas que eran parte de la comunidad LGBTQ. Todavía no hay suficientes recursos, pero hemos visto suficiente progresión para saber que la lucha para inclusión e igualdad va en la dirección correcta.

Por ejemplo, hoy hay organizaciones como Athlete Ally que se enfocan en poner un fin a la homofobia y la transfobia en los deportes y a motivar a la comunidad atlética a defender la igualdad LGBTQ. Al nivel local, estos grupos educan a la comunidad.

Les ayudan a poder comprender los obstáculos para la inclusión de las personas LGBTQ en los deportes y cómo pueden construir comunidades inclusivas en sus equipos o dentro de sus organizaciones.

Al nivel nacional, la organización trabaja con equipos e instituciones como la NCAA para desarrollar políticas claras y accesibles sobre la inclusión de LGBTQ.  Esta asociación entre Athlete Ally y atletas del NCAA todavía es un trabajo en proceso. Hay demasiadas instituciones que todavía no les enseñan a sus atletas sobre la inclusión de atletas LGBTQ.

Jesse Toribio es un golfista de la Universidad del Estado de California en San Bernardino y dice que ellos no han recibido ningún tipo de consejos aparte de lo más básico.

“Si alguien se siente incómodo con algún jugador o entrenador, simplemente se les dice que vayan al director atlético y se encargarán de ello”, dice Toribio.

Batallando con el NCAA es tal molestia que Toribio dice que en muchos casos ni se reporta todo al NCAA. “Es tan largo y difícil el proceso con el NCAA que he visto situaciones arregladas entre los jugadores y administradores”, dice Toribio.

La batalla por la igualdad continuará para la comunidad LGBTQ, y también continuará la inclusión en el mundo deportivo.

En los últimos años, la comunidad LGBTQ ha tenido grandes victorias, pero aún hay batallas que tienen que pelear. Unas de esas batallas son contra la falta de información y protección que existe en el mundo deportivo en la preparatoria.

De acuerdo con un informe del Pew Research Center, 10.1 millones de estadounidenses se identificaron como miembros de la comunidad LGBTQ en el 2016. Otro informe del Instituto Williams sugiere que hay aproximadamente 1.4 millones de latinos en los Estados Unidos que son LGBTQ.

El mundo deportivo puede ser un gran escape de la vida real, pero también puede ser un lugar discriminatorio en ciertos casos. En el distrito escolar de Los Ángeles, hay aproximadamente 600.000 estudiantes.

Empezando en el 2014, California Assembly Bill 1266 entró en efecto.  Esta ley permitió a estudiantes participar en actividades deportivas y segregadas por sexo de acuerdo con su identidad de género.  Le quitó a las escuelas públicas el poder de discriminar a estudiantes basado solamente en su género o su identidad de género.

Específicamente, el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles tiene una política que es para la inclusión de atletas que se identifican como transgénero.  Tienen códigos de educación que obligan a escuelas públicas a que combatan la discriminación y que todos los atletas reciban igualdad de oportunidades.

Es bien posible pensar en todas las formas de discriminación que atletas y estudiantes enfrentaban antes que tenían la protección de leyes como estas.

Para los que son parte de la comunidad LGBTQ, definitivamente hay una ventaja en vivir en California.  Este estado es más inclusivo que, por ejemplo, el estado de Texas.

Texas requiere que se use el certificado de nacimiento para determinar el género de un atleta y si van a participar con hombres o mujeres.  La mayoría de los estados en el país son como California donde tienen leyes para proteger atletas que son LGBTQ. También hay otros estados donde no hay política sobre la inclusión de atletas que pertenecen a la comunidad LGBTQ.

En total, hay nueve estados discriminatorios que requieren el certificado de nacimiento para decidir dónde y con quien pueden jugar los atletas.  Los estados son Alabama, Arkansas, Idaho, Indiana, Kentucky, Louisiana, Nebraska, Texas, y Carolina del Norte.

Hay unos estados que se van al extremo y piden evidencia de terapia hormonal o cirugía de reasignación de género para demostrar una identidad de género consistente.  De estos estados, Carolina del Norte ha sido el que ha demostrado las políticas más discriminatorias.

En el 2014, La Asociación Atlética de la Escuela Secundaria de Carolina del Norte adoptó la ley que deja atletas jugar basado en lo que dice su certificado de nacimiento.

En el 2016, el estado de Carolina del Norte pasó la ley HB2, que restringe los baños públicos de un solo sexo y los vestuarios en las instalaciones públicas a personas del mismo sexo en su certificado de nacimiento, y prohíbe a los estudiantes transgénero los baños escolares que correspondan con su identidad de género.

Recién pasada, fue una ley que les llamó la atención a todos alrededor del país, pero más importante a los atletas transgénero que se sentían atacados.

Pero a pesar de esto, la mayoría de los distritos escolares no informan a sus estudiantes y a sus entrenadores lo suficiente sobre cómo incluir y tratar a estudiantes quienes son miembros de la comunidad.

Medrano dice que la falta de educación sobre LGBTQ debe abordarse pronto. También dice que una forma debería ser incluida en el paquete que los padres y atletas firman en la preparatoria. “No se incluye ningún formulario en el paquete deportivo que cada estudiante deportista lleva a casa y se firma con sus padres”, dice Medrano. “El formulario debe incluirse en el paquete para que los padres y el estudiante atleta firmen. Eso es lo que haría diferente y ese cambio debe hacerse pronto”.


Tags:  Alan Cardoza Athlete Ally Atletas California Discriminación East Valley Edith Deras Educación Franklin Medrano leyes LGBTQ Luis Zuniga NCAA Pansexual

Bookmark and Share




Previous Post
Daniel tuvo que luchar para ser feliz como hombre transgénero
Next Post
Multiple Sclerosis and My Mother



Luis Zúñiga
Mi nombre es Luis Zúñiga y nací en Van Nuys, pero he vivido toda mi vida en North Hollywood. A mi me interesa cubrir, escribir y hablar sobre los deportes. Los deportes han cambiado mi vida de una manera positiva. Me encantaría cubrir los deportes como parte de mi trabajo. Al momento soy entrenador de futbol americano y baloncesto en una preparatoria. También tengo mi propio blog. Léanlo aquí para leer artículos más complicados que un simple resumen. Puedes leer mis artículo en El Nuevo Sol aquí.




You might also like






More Story
Daniel tuvo que luchar para ser feliz como hombre transgénero
Daniel Carmona Mendoza está contento de ser como es ahora, pero para obtener su felicidad, tuvo que sobre pasar temores...