Mi experiencia con la ansiedad y depresión infantil y adolescente

A mi corta edad, nunca se me ocurrió que esto fuera una cosa más grande que un simple miedo. Nunca en mi vida pensé que ese sentimiento tuviera nombre y razón.

Por TAMMERA MAGAÑA
EL NUEVO SOL

Estoy convencida que nací con esto. Desde que me puedo acordar, la ansiedad en mi vida siempre a estado presente. Crecí con un miedo enorme de estar sola y de hacer cualquier cosa. Por ejemplo, a los cinco años yo me iba al kínder en un autobús escolar que me recogía y regresaba al pie de mi casa. Pero, diariamente me comían los nervios de pensar en que llegaría al pie de mi casa y que nadie me abriera la puerta. Me acuerdo que sentía un miedo cuando serraba la puerta del baño pensando que ya jamás se volvería a abrir. Obviamente estos no son pensamientos que debe de tener una niña inocente de cinco años. 

A mi corta edad, nunca se me ocurrió que esto fuera una cosa más grande que un simple miedo. Nunca en mi vida pensé que ese sentimiento tuviera nombre y razón. 

Pasaron los años y la ansiedad seguía aún más presente que nunca. Manejaba a la universidad temblando. Teniéndole miedo a absolutamente todo. Mi corazón constantemente latía a mil por hora. Este sentimiento empezó a sentirse normal porque me empecé a acostumbrar. Me conformé con tener que sentirme de esa forma todos los días y el resto de mi vida.  

Me despertaba cada mañana con una ansiedad inexplicable. Y me encontraba noche tras noche llorando a solas en mi cuarto sin saber qué hacer. 

A la edad de 19 años llego el punto de mi cansancio y desesperación. Decidí buscar ayuda. Empecé a ir con una psicóloga y un psiquiatra. Después de una serie de preguntas me diagnosticaron con ansiedad y depresión. Empecé a tomar medicina que controlara mi ansiedad y depresión. Mi ansiedad al fin se controló. A los 20 al fin aprendí a estar en paz. Mi cuerpo ya no temblaba al manejar ni simplemente estar en la tienda sola o acompañada. 

Yo no sabía cuántas personas sufrían de ámbas: ansiedad y depresión. De acuerdo con datos de los Centros de Control de Enfermedades (CDC), el diagnóstico de ambas condiciones a crecido en niños de 6 a 17 años de un 5.4 por ciento en 2003 a 8.4 por ciento en 2012.  Si conoces a alguien que necesita ayuda, revisa la página en español de la salud mental en los niños de los CDC.

 


Tags:  ansiedad y depresión infantil Tammera Magaña

Bookmark and Share




Previous Post
La manera en que pude sobrevivir mi trauma de niña
Next Post
No gané el concurso, pero gané el corazón de la gente del pueblo de mis padres



Tammera Magaña






More Story
La manera en que pude sobrevivir mi trauma de niña
Mi hermano y yo nos escondíamos en nuestro cuarto para no escuchar los gritos, pero todavía se podían escuchar desde ahí....