A pesar de la falta de consejeros, pude encontrar mi vocación

En California había un consejero por cada 810 alumnos en el 2009-10. La Asociación Americana de Consejeros Escolares recomienda una proporción de un consejero a 250 estudiantes.

Por YARAZETH GARCÍA
EL NUEVO SOL

Desde que yo era niña, recuerdo que mi mamá siempre estaba estudiando o trabajando. Ella vino a los Estados Unidos cuando tenía 23 años de edad, y como muchos inmigrantes ella vino sin tener familia en este país o conocer a nadie. Tuvo un momento en su vida que ella dijo: “Ya estuvo”, y empezó ha estudiar inglés, se matriculó en un colegio comunitario, para luego transferirse a la Universidad de Domínguez Hills donde obtuvo su licenciatura en Artes Liberales. Yo vi cómo ella se sacrificaba para que mi hermano y yo pudiéramos tener un futuro mejor. Aunque ella siempre trabajaba, nunca dejó de prestarnos la mejor atención del mundo. Yo crecí con la mentalidad de que no tener a mi madre alrededor las 24/7 era normal y ella lo hacía por nosotros. Yo nunca tuve la opción de no estudiar, pero cuando cumplí 18 años yo no estaba segura en el tipo de carrera que quería estudiar. Tenía tanta presión en escoger la carrera adecuada para mí. Cuando comencé la universidad comunitaria no tenía esa motivación que mucho de mis amigos tenían y por esa razón empecé por el mal camino. Mis calificaciones no eran representantes del tipo de estudiante que realmente era. Yo tenía miedo de contarle a mi mamá y por eso le mentía cuando me preguntaba sobre la escuela.

Cuando por fin reaccioné me di cuenta que la carrera que había elegido inicialmente no era lo que quería. Volví a tomar otros cursos y eso fue cuando me di cuenta que periodismo era lo que me apasionaba. Aunque a mi madre no le agradaba la idea que me iba tomar más tiempo para graduarme, ella nunca dejó de apoyarme. Yo tenía tanto miedo de fallarle, quería que ella siempre estuviera orgullosa de mí, que dejé que mis miedos se apoderaran de mí y cerré esa ventana de confianza. Ahora me doy cuenta que, aunque me tome un poquito más tiempo sacar mi licenciatura, ella no va dejar de amarme. Sus palabras de consejos son mi motor para seguir luchando. Gracias a ella tengo la confianza en mí misma para lograr todo lo que me proponga. Esto solo es el comienzo, planeo sacar mi maestría y con mucho empeño espero algún día ser una periodista exitosa.

​Ahora me doy cuenta de que yo no era la única que estaba confundida a la hora de elegir una profesión para estudiar. De acuerdo con Ed Source, California se clasificó entre uno de los más bajos en el número de consejeros por alumno en el estado. En California había un consejero por cada 810 alumnos en el 2009-10. La Asociación Americana de Consejeros Escolares recomienda una proporción de un consejero a 250 estudiantes. En una encuesta realizada por Ed Source, los investigadores preguntaron a los estudiantes, después de terminar la escuela secundaria, ¿qué planean hacer a continuación? El 49% respondió que quería asistir a una universidad de cuatro años, pero cuando se les preguntó si se sentían positivos con respecto a su elección universitaria y su preparación para la carrera, solo el 45% dijo que sí. A nivel nacional, de los 7.3 millones de estudiantes universitarios que asisten a colegios y universidades públicas y privadas de cuatro años, alrededor del 20 por ciento son estudiantes de primera generación. En todo el país, los jóvenes cuyos padres no asistieron ni terminaron la universidad a menudo carecen del “capital cultural que ayuda a los estudiantes a navegar en la universidad”, según un informe reciente del Departamento de Educación de los Estados Unidos. El estudio mostró que el 33 por ciento de los estudiantes universitarios de “Primera Generación” en todo el país se retiraron después de tres años, en comparación con solo el 14 por ciento de aquellos cuyos padres tenían títulos.

Los programas de mentoría entre pares se están volviendo más populares en varias formas en todo el país. La mayoría están vinculados a la orientación de verano o están dentro de ciertos departamentos académicos. La mayoría también fueron creados por las universidades individuales para servir solo a sus propios estudiantes. Level Up, uno de varios programas de mentoría que está disponible para estudiantes parece ser inusual ya que abarca diferentes tipos de universidades e inscribe a estudiantes de diferentes intereses y habilidades de acuerdo con Ed Source.

Hay bastantes estudiantes como yo que no tienen una clara orientación ni tampoco el conocimiento de servicios disponibles para ellos como estudiantes. Hay muchos programas para alumnos que hace el proceso de encontrar una carrera más fácil y claro. Por ejemplo, Los Ángeles City College tiene un centro dedicado para ayudar a estudiantes elegir y explorar diferentes áreas profesionales. Si yo hubiera sabido acerca de estos recursos en una etapa más temprana de mi vida, probablemente hubiera estado en un nivel profesional más alto. Sin embargo, me alegra saber lo que sé ahora porque con mi conocimiento puedo ayudar a los estudiantes que se encuentran en una encrucijada cuando se trata de elegir una carrera.

—–

California near bottom in number of school counselors

 

 


Tags:  consejeros orientación vocacional Yarazeth García

Bookmark and Share




Previous Post
No supe cómo manejar la muerte de mi tío
Next Post
Mi dedicación me sacó de los cursos de ESL



Yarazeth García






More Story
No supe cómo manejar la muerte de mi tío
Mientras los días pasaban, yo continuaba sin derramar una lágrima para evitar que mi mamá se pusiera triste. Por KAREN...